jueves, 5 de marzo de 2015

La ladrona de libros


"Estaba a punto de irme cuando la vi allí, arrodillada.
A su alrededor, se había escrito, proyectado y erigido una montaña de escombros. Se aferraba a un libro."
 "En algún lugar, en lo más profundo, sentía una punzada en el corazón, pero decidió no hurgar. Temía lo que pudiera salir."
 "—Cuando la muerte venga a por mí, sentirá mi puño en su cara —juró el chico."